Inicio » La Palabra » Inventario

Inventario

No patees a la gente

 
 
   La violencia cotidiana invade todos los espacios. Un anciano se forma en la cola del supermercado tristísimo. Lo preceden ante la caja una madre y su hijo. La mujer no tiene aún treinta años pero en su delgadez un crecimiento anómalo de las caderas la hace verse grotesca. A los once años, el niño es ya demasiado grande para viajar como un bebe en el carrito, lleno de carne molida verdosa y sanguinolenta. Cuando el anciano se forma el niño murmura con gran sentido de la propiedad momentánea: "Es mi carro, no te acerques". Al menos eso alcanzamos a escuchar los demás, porque el niño devora un pastelillo y se embadurna de esa sustancia plástica llamada en semiespañol "sabor chocolate". El anciano se distrae mirando los precios siempre en ascenso de los objetos innecesarios que rodean la caja. Molesto por no ser reconocido en su imaginario poder, el niño la emprende a patadas contra el anciano. El agredido reclama a la madre. La mujer se limita a decir en voz muy baja: "niño, no patees a la gente". Un consejo para todos y para toda la vida.    (JEP)
 
                 
 
 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s